viernes, 6 de agosto de 2010

EL PENSAMIENTO Y EL UNIVERSO

Me gusta leer divulgación científica y me mantengo al día respecto a los descubrimientos científicos, entre ellos los que se refieren al universo; he leído sobre multitud de temas: sobre relatividad, sobre física cuántica, cuerpos celestes, materia oscura, antimateria o acerca del big-bang. No puedo comprenderlo al detalle, ni tampoco lo intento, ya que mi formación ha ido por otro camino, pero me conformo con disfrutar de los misterios que equipos de mentes laboriosas y geniales van arrancando al universo.

Así que, siendo psicóloga, hace unas semanas me asaltó una duda: ¿qué sería el pensamiento desde el punto de vista físico? Formulé la pregunta a algunos amigos y me dí cuenta del abismo que hay entre los especialistas en la materia inanimada y los especialistas en los seres vivos, especialmente los seres vivos inteligentes. Sencillamente, lo habitual es que aquéllos ignoren por completo cómo se produce el proceso de pensar y viceversa. Lo normal sería que yo también ignorase por completo cualquier hecho relativo al Universo inanimado.

Ahora sólo formularé muy brevemente lo que aprendí sobre cómo se produce el pensamiento: éste se reduce a procesos químicos y eléctricos - sí, eléctricos- es posible que, para el profano, esto resulte curioso.

Procesos químicos y eléctricos que, de ninguna manera pueden estar divorciados de los procesos físico-químicos de la materia inanimada.

Actualmente se acepta de forma bastante generalizada la teoría del Big-bang como comienzo del Universo que conocemos. Ello sirve para explicar cómo se formaron llas partículas subatómicas, los átomos, os elementos químicos, la materia, las estrellas, los planetas o los agujeros negros.

Pero, nunca he leído que un físico haya hecho referencia a los seres vivos como algo contenido en ese big-bang (que yo no lo haya leído no significa que alguien no lo haya escrito). Es como si la vida fuera "un accidente" no contenido en esa explosión primigenia.

Mucho menos aún la vida inteligente, como si el pensamiento no estuviera incluido en el big bang, en la explosión inicial, como si fuera una sorpresa inesperada.

Sin embargo, no creo que sea así; se me ocurre que, la inteligencia, la capacidad de pensar y ¿por qué no? también la capacidad de sentir, estaban tan incluidas en esa explosión inicial como los átomos, la materia y la antimateria, los astros o los agujeros negros.

Supongo que es algo evidente pero no recuerdo haberlo visto nunca expresado de este modo. Si alguien tiene referencias de algún texto moderno que hable sobre este asunto, le agradecería que las compartiera.

7 comentarios:

Arturo dijo...

La vida está tan "incluida" en el big bang (no acabo de comprender bien esa forma de expresarlo) como pueden estarlo las estrellas, los asteroides, los elementos químicos o los electrones.

A partir del Big bang la materia y la energía se van agrupando y organizando siguiendo als leyes de la física formando elementos químicos primero, cuerpos celestes después... y dentro de ese proceso, un caso especial es el de la materia orgánica. Recursivamente, un caso especial de ésta serían los primeros "replicantes" y a partir de ahí empieza la evolución biológica que da pie a la biodiversidad. El resto lo explica muy bien Darwin.

oniric dijo...

Arturo, ¿se suele ver así? Es decir, la vida inteligente ¿se suele ver como algo natural en el Universo? ¿cómoes posible entonces que psicología, física, química..., estén tan divorciadas?
Otra cosa que se me ocurre: si la inteligencia se considera un proceso natural en el universo nadie con formación científica debería dudar ya de que no somos los únicos seres inteligentes (con esto no quiero decir que nos visiten extraterrestres ni nada por el estilo ;) )

oniric dijo...

Matizo: tú hablas sobre la vida; sí, por supuesto pero ¿y la vida inteligente? En suma, los procesos de pensamiento.

Arturo dijo...

Bueno. Yo no soy ningún experto en ninguna de estas materias. No soy ni físico, ni biólogo ni psicólogo.

Por un lado, yo estoy totalmente convencido de que existe vida, incluso vida inteligente, en algún otro lugar del Universo. Así como de que muy probablemente nunca lleguemos a encontrarla. Si bien el Universo es tan extenso como para que la probabilidad de que se hayan dado las condiciones para la vida tal y cómo la conocemos en alguna otra parte tienda a uno, esas condiciones son tan peculiares que la probabilidad de que la encontremos en nuestro horizonte de sucesos tiende a cero.

Por otro lado, me parece que lo que llamamos "inteligencia" es uno más de los diversos rasgos que se dan en la biosfera (quizá uno un tanto peculiar). Quiero decir, que el pensamiento es una consecuencia del funcionamiento de nuestro cerebro y nuestro cerebro es un producto de la evolución: Mutaciones genéticas que fueron desarrollando capacidades de planificación, raciocinio... lo que suponía una ventaja y por eso perduraron. Como los más "listos" tenían más posibilidades de sobrevivir, acabaron siendo más atractivos para la reproducción, con lo cual no sólo sobrevivían mejor, sino que se reproducían más (la inteligencia pasó no sólo a ser un arma de supervivencia, sino un reclamo sexual)... vamos, selección natural pura y dura, como la cola del pavo real.

Esa es mi impresión.

Arturo dijo...

En cuánto a lo de que las ciencias estén divorciadas... no sé. Yo tengo una visión holística del conocimiento. Pero al ir profundizando y ampliando, hay que subdividirlo y particionarlo para poder abarcarlo. Así se crean especializaciones y quizá el que se dedique a una rama concreta, tiende a ver su materia (y las demás) como un isla.

Pero creo que esta separación es bastante artificial. Fíjate en los antiguos filósofos griegos, capaces de abarcar distintas materias como la Filosofía, la Matemática, la Física, el Arte, la Oratoria, la Política... no creo que para ellos un tipo de conocimiento fuese tan sustancialmente distinto de otro.

oniric dijo...

Arturo, respecto a tu primer comentario de los dos últimos, no puedo estar más de acuerdo. Precisamente al pensar que el intelecto (el pensamiento, la inteligencia) no es una simple casualidad sino que está implícita en las cualidades de nuestro universo, pienso también que tiene que haber más vida inteligente repartida por ahí; y como bien dices dada la limitación admitida por todos de que la velocidad de la luz es insuperable, la probabilidad de encontrarnos es muy pequeña (a menos que estemos equivocados con respecto a la imposibilidad de superar la rapidez de la luz)

oniric dijo...

En relación a tu último comentario, sin duda, la especialización es necesaria, dadas nuestras limitaciones, tanto más cuanto más vamos sabiendo. Sin embargo es una rémora ¿no debería haber gente especializada en coordinar las diversas áreas de conocimiento? Es una idea.